miércoles, 18 de marzo de 2015

Capitulo IV

Algo marcha mal y no me gusta, no nos desconectan ni podemos desconectarnos. En cambio los usuarios normales si que pueden salir cuando quieran. Enzo y yo estamos agobiados por este asunto, pero a diferencia de el, yo lo logro disimular algo más... Tengo la teoría de que hubo un pequeño problema en el sistema operativo y no podemos salir... Pero Enzo no cree eso...
Estamos sentados en el bar de aquí pensando en lo que pasó ayer con ese hombre. ¿Como una persona tan agria puede dirigir un grupo tan grande de personas? Amargada, apoyo mi cabeza en la mesa con desesperación. Noto que alguien me toca la cabeza con cuidado, al mirar disimuladamente descubro que es Enzo.
-¿Que pasa?- comento por lo bajo.
-Que no te tienes que amargas por eso, Olvídalo ya.
-Es difícil olvidar a un idiota tan grande como ese... -Suspiro ondo recapacitado en lo que me ha dicho. -Pero siendo positivos los dos junto con Jake formamos un grupo dentro del gremio. A todo esto... ¿Cual es tu propósito para unirte aquí?
Nervioso mira a los dos lados y me niega con la cabeza.
-No es lugar para decirlo- me contesta, observo que su mirada vuelve a ser profunda y oscura.
De repente aparece Jake corriendo hacia la mesa en la que estamos agitando un papel y gritando nuestros nombres. Cuando llega golpea la mesa con el papel se apoya sobre esta sin aliento.
-¿Que pasa?- pregunto dando voz a lo que pensábamos.
-Gracias a tu actuación de ayer -me señala- conseguisteis subir de rango... A mi también me sorprendió, pero al parecer a Eider le gusto vuestro carácter tan agresivo por partes. Así que -continua diciendo sin dejarnos contestar.- Ahora estaréis en el escuadrón de reconocimiento, iremos ahora mismo a una misión en el pueblo sur del desierto de Atarcana, al parecer conspiran contra nosotros...
-De acuerdo- Contesta Enzo levantándose ala vez que golpea la mesa con las dos manos. - Ellos lamentarán lo que están haciendo...
Yo me limito a asentir. En poco tiempo podemos coger caballos e ir hasta hasta el pueblo no es demasiado grande, me extraña que halla conspiración aquí... Igual porque está muy cerca del asentamiento del gremio...
Bajamos de los caballos y los atamos, acto seguido empezamos a registrar cada casa, cada establecimiento... Noto a Enzo muy nervioso... ¿Que le pasa? Seguimos registrando pero no hay nada sospechoso... El sol cae ya pesadamente en este pequeño pueblo en medio de este páramo, así que decidimos los tres ir a un establecimiento y descansar un poco. Nos dan algo para tomar. Jake abre un mapa olografico sobre la mesa, lo inspecciono curiosa a la vez que Enzo ya me pone la mirada "¿Eres tonta?".
-Este es el plan- Interrumpe Jake medio riendo.- Esto ya va por estrategia, no podemos seguir yendo a lo loco. Y eso va por ti Tío -señala a Enzo y no le da tiempo a replicar. - Así que hay que pensar mejor en lo que hacemos, no estamos ante novatos.
-Puedo usar un radar. -Añade Enzo buscando en su menú de objetos, cuando lo encuentra lo materializa, pero... Es como una lentilla... - Asi nos será más fácil encontrar...
-Mira, haz lo que quieras, con tal de que seas discreto llega. A Anlli... -Llama mi atención- ponte una gabardina y ve aquí -me señala un establecimiento parecido a un bar. - seria bueno que fueses desarmada.
-Deacuerdo... Y supongo que tengo que buscar a alguien sospechoso allí.
-Si. Ten cuidado.
Me levanto y Enzo me presta su gabardina y al ponérmela noto lo pesada y espesa que es, y, que aún para ser de manga corta, me queda lo suficientemente grande para que la marca de mi brazo que pone mi número esta oculta. Una vez sola, me dirijo hasta el edificio en cuestión. Al llegar escucho el tremendo alboroto que hay dentro y no puedo hacer más que asustarme un poco... Estoy quieta delante de la puerta pensando si entrar o no... Hasta que aparece una chica cruzando la puerta y me mira curiosa.
-¿Que?- me pregunta alegre -¿vas a quedarte hay todo el día?
-Esto...- Aparto un momento la vista y en esto que veo escondidos a Enzo (serio como siempre) y a Jake sonriendo y haciendo un gesto para que entre. -¡¡¡Vamos dentro!!! Aparte he oído que buscan empleados... ¡Y parece que es un sitio divertido!
-¡Así se habla! - Grita la chica alegre mientras me empuja para adentro. Una vez en el interior, veo com mis propios ojos la juerga que está montada, gente brindando, apostando, peleando, riendo... Hay de todo.- Siéntete como en tu casa, aquí todos somos amigos de todos.
-Muchas gracias. ¿No debería hablar con el maestro antes de ponerme a trabajar aquí?
-Ya se lo diré yo. Serás la camarera, es un buen empleo para empezar. Ahora ponte tu uniforme.
-¿Importa si me quedo la gabardina? Es de un amigo y...
-¡Pues claro! -Dice entre risas. -Apura, que ya está acabando la jornada y se intensifica la clientela.
Me cambio rápidamente y en efecto, el uniforme es corto y no me cubre los brazos para que no se me muestre la marca así que sigo con lo otro. Con alegría atiendo a los clientes, el ambiente tan de fiesta que hay aquí me encanta, si no estuviera de misión me uniría al jolgorio. la gente se empieza a retirar ya a las estradas horas de la noche, cuando ya el último cliente se marcha, me dejan libre mientras otros recogen. Ya con mi ropa, comienzo a inspeccionar cada rincón del establecimiento sin muchos resultados. Cuando ya llevo una hora buscando en vano, me choco contra alguien.
-¡¡Haber si miras por donde vas!!- Digo regañandole.
-Bueno, tu también debes andar con más cuidado. -Me ayuda a levantarme, al mirarle me llama la atención su pelo blanco nieve y unos ojos malvas casi blancos. - Un gusto conocerte, mi nombre es Kalte. Para lo que quieras te ayudo.
-Muchas gracias- le contesto con una gran sonrrisa. - Yo soy Anllelica, pero llamame Anlli.
-Un gusto conocerte. Bueno, ahora me tengo que ir a hacer unos trabajos... Me mandas un mensage.
Acto seguido desaparece entre los pasillos. ¿Quien será ese chico? Olvido momentáneamente a Kalte para centrarme en mi misión, así que sigo buscando en vano, hasta que decido parar para que no parezca extraña mi actitud... Me siento en el suelo contra una pared. Antes de nada reviso el correo y veo que Jake me envió un mensage :" Anlli, yo me desconecto. Pero vosotros seguir adelante. Cuidaos." No hago más que soltar una risa pequeña. Me arropo en la gabardina de Enzo... Suspiro al pensar en la bronca que me va a caer por su parte... La verdad me sorprende su personalidad tan fuerte, tosca, borde pero fiel que tiene... Es extraño... Cierro los ojos y quedo en silencio, de repente, me sobresalto al escuchar unos gritos de enfado proviniendo de una voz conocida acompañado de sonido de cadenas... ¿Que es eso?
************************
-Enzo... -Me llama Jake- Yo me tengo que ir... Ya le mande un mensaje a tu amiga pero no lo vio aun. - De repente se tira sobre mi para remover mi pelo, siempre le ha gustado hacerme eso, la verdad que aunque me parezca molesto, me gusta. - Cuidate ¿vale?
-Sabes que me basto yo solo- contesto rudo mientras me libro de el. -Ya te daré la brasa con lo encontremos.
Sin decir más desaparece y me quedo solo esperando a cualquier moviento sospechoso. Pero me acabo aburriendo y me duermo.
"-Enzo... -"Me escuchó la voz distorsionada. Noto una extraña sensación de frio, y me remuevo en el sitio, pero me sobresalto al escuchar cadenas.
Abro los ojos y veo que me encuentro en una celda... ¿Como he acabado aquí? mierda... No he debido bajar la guardia. Miro a mis lados inspeccionando el lugar, y, al intentar moverme, descubro que estoy encadenado.
-Mierda. -Digo enfadado. Me empiezo a alterar, intento controlarme, no puedo perder los estribos así de fácil. Pienso en cómo librarme, y lo único que se me ocurre es calentar las cadenas con fuego, pero se que no va a funcionar.
"-Enzo... A ver si aprendes a escucharme...-" Escucho esa voz de nuevo. "-Seria bueno que siguieras tu instinto."
-¿Quien eres y de que hablas? -Pregunto en bajo y en un tono cada vez más oscuro.
"-Me pone de los nervios tu actitud controladora...-"
-Callate no quiero descontrolarme y matar al primero que vea.
"-Ya lo has hecho, tu miedo ya a matado a alguna persona..."
-¡¡¡Vete de aquí!!! -Exclamo enérgico mientras me levanto y empiezo a tirar de las cadenas con todas mis fuerzas.
"-No te conviene que yo desaparezca. -Dice en un todo burlón- pero... ¿Y si nos libramos de tu amiga? Es amable con tigo... Bamos una molestia."
¡¡¡MUERETE!!! -Empiezo a tirar lo más fuerte que pueda de las cadenas acompañado de algún grito de auxilio, hasta que me acabo haciendo daño en las muñecas por culpa de los grilletes y acabo llorando por desesperación. -Vete de aqui, dejame en paz. -Respiro profundo para continuar. - Yo no quiero hacer daño a nadie.
"-Ya claro, es eso. -Dice irónicamente.- Esta claro que no te conoces..."
-Dejame tranquilo- suplico ya llorando desconsoladamente - déjame vivir en paz.
Un rato totalmente en "calma" aunque todavía seguía con mi desesperación llorando e intentando librarme de esas cadenas que me aprisionada a la fuerza bruta y gritando auxilio. No se lo que me está pasando. No se porqué actúe así. No se nada... Salvo que tengo un sentimiento encadenado en el corazón que quiere liberarse... Y tengo miedo de ello.
En el último momento antes de rendirme, la puerta se abre y aparece una silueta por la puerta, caigo de rodillas, no puedo evitar sentirme aliviado y asustado al tiempo. ¿Que será de mi ahora?

No hay comentarios:

Publicar un comentario